PROYECTO

Historia de la hacienda

VÍNCULOS

El primer documento que menciona la existencia de la propiedad donde hoy se alberga La Ceiba Gráfica data de 1547 y señala que al español Pedro de Acosta le fue otorgado el título de porpiedad por el Primer Virrey de la Nueva España. En 1593 es comprada por Francisco de Orduña, de quien recibe el nombre que lleva hoy en día: Hacienda de La Orduña. Comprendía vastos terrenos donde se cultivaba caña para la producción de azúcar y una red de ranchos vaqueros. Posteriormente se sembró y procesó café y cítricos.

 

Ya que la hacienda desde sus inicios estaba dedicada a la producción de caña y su procesamiento, se ocupaba mucha mano de obra con esclavos africanos. En archivos notariales puede verse que hubo hasta 80 esclavos  registrados.

 

A partir de la independencia de México, sus herederos son expulsados del país, toman refugio en Cuba, y en 1849 se ven en la necesidad de vender la propiedad a José María Pasquel, un rico comerciante del Puerto de Veracruz.

Se dice que Maximiliano de Habsburgo, en su trayecto de Veracruz a la Ciudad de México en 1864, para asumir el trono como Emperador de México, descansó en la hacienda, junto con su esposa Carlota de Bélgica.
En 1907 el edificio de un sólo piso fue totalmente renovado y dio lugar a la elegante hacienda de dos pisos y amplias terrazas que conocemos hoy. Como huéspedes de este ambiente señorial los padres de Carlos Fuentes ahí le concibieron y el gran novelista mexicano rinde homenaje al edificio en su novela Los Años con Laura Díaz. También la poetiza Gabriela Mistral se hospedó en la hacienda.


De 1922 a 1939 la Reforma Agraria redujo la propiedad de la hacienda de 6000 hectareas a las 300 que exigia la ley. Fue comprada por Rafael Murillo, época en la que se sembró la Ceiba Pentandra que ahora se levanta frente al edificio, y con sus ramas cobija al Centro del que se ha vuelto un símbolo. Hacia el final del siglo XX la hacienda se encontró en el abandono y pasó a manos del estado. En 2005 el gobierno de Veracruz concedió el edificio y su terreno que ahora consta de una hectárea, en comodato, a la Asociación Civil Artistas Veracruzanos Bajo la Ceiba, AC. para crear La Ceiba Gráfica.

 

La primera tarea emprendida por la asociación fue la restauración de la hacienda, un esfuerzo que ha continuado hasta la fecha. En 2011 Carlos Fuentes visitó La Ceiba Gráfica y aplaudió las actividades desarrolladas, alentándonos para continuar.